viernes, 1 de julio de 2016

CRONOSESCALADA SAN ANTONIO

Primera competición de la temporada, en realidad la segunda, ya que la primera fue el Triatlón de Bermeo, pero tras una natación bastante buena, un corte de digestión me sacudió nada más empezar el sector bici, haciéndome vomitar todo lo que llevaba dentro y quedándome vacío, por lo que cuando acabé este sector decidí no salir a correr.

Vamos a lo que nos atañe, cronoescalada de 700 metros en San Antonio el 16 de junio, cerquita de casa, ideal para ir en bici e ir calentando. Pero no, hace un tiempo horrible, lluvia y más lluvia, así que tras meditarlo durante un gran rato, al final Txerra y yo decidimos cargar las bicis en el coche y acercarnos a dicha localidad. Nos inscribimos y me toca salir el último, y no porque sea favorito, sino por haber sido el que más tarde se ha inscrito.

Decido ver el terreno en el que jugaremos. Una cuesta de pendiente constante para finalizar en un rampón en el que los chepazos serán constantes. Antes de empezar quito presión a las ruedas porque al estar el asfalto mojado es fácil que resbalen.


Pues nada, me dan la salida y no hago como algunos valientes que salen en plato, déjate, no vaya a ser que luego me quede clavado en la última rampa y el ridículo sea mayúsculo. Así que voy suave suave...tan suave que uno me pregunta a ver si estoy calentando. Total, que llego a meta y se me ha hecho corto, llegando relativamente entero, no se puede ser tan cagón y amarrategi. Así aprendemos.
Total, que buen ambiente, foto de grupo y regalos para todos. Hicimos bien en ir.


martes, 19 de enero de 2016

Duatlon de Orozko 2015

Se acaba el año 2015 y llega la hora de hacer balance. Deportivamente nefasto, personalmente, sin embargo, mi mejor año. El caso es que un año más nos acercamos a Orozko a disfrutar de esta especial San Silvestre, donde esta vez sí que la compañía es insuperable, pues a parte de la tropa del equipo, a mi lado también estará Maitane, mientras que Izaro se quedará viéndonos con aitite y amama.


Para no variar, llegamos justísimos a la salida, la cual se agradece sea sin retraso, así no llegaremos tarde al poteo de Nochevieja. Dan la salida y toca afrontar el mismo recorrido de siempre, unos 3 km corriendo y 11 aproximadamente en bici. Muchísima gente, niños, jóvenes, no tan jóvenes,...y prácticamente todos disfrazados.


Pasito a pasito, defendiéndonos, vamos completando este primer sector, volvemos al pueblo que está a rebosar y pillamos las bicis.

Tramo de ida y vuelta, primero picando suavemente hacia arriba y finalizar el duatlon disfrutando de la bajada.


A gusto, charlando, riéndonos, saludando a los conocidos con los que nos cruzamos, contentos, felices, con ganas de más. Feliz año a todos




domingo, 19 de julio de 2015

WINNERMAN Barakaldo

Otra prueba más de esas no demasiado exigentes que siempre dejan un buen sabor de boca. Esta vez me inscribo en el Winnerman de Barakaldo, disputado el pasado 16 de junio, que es una especie de acuatlón a la inversa, es decir, nadar-correr-nadar, completando unas distancias de 500m-3km-500m.

En la localidad fabril nos juntamos Itzi, Miren, Juanma y yo junto a aproximadamente otros 30 deportistas. Sin duda, el ser un día laborable (a pesar de estar barakaldo en fiestas) y que tuviera lugar a las 17:00 horas resto afluencia a esta prueba bien organizada por el Club de Natación y Triatlón de Barakaldo.

 Después de la competición de los txikis, nos dan paso a los chicos grandes. El nado se realiza en una dársena con contínuos contrastes entre agua caliente y fría, supongo que el hecho que pasara hasta tres veces antes del inicio el "gasolino" por la zona tendría algo que ver...
Sensaciones en el primer tramo de nado positivas, al menos siento que aunque el ritmo es muy bajito, la técnica no es mala, así que a disfrutar.
Finalizando el primer sector a nado


Salimos del agua Juanma y yo a la vez, mientras que Miren el Itzi van volando por delante. Llegada a boxes a ponernos las zapatillas para correr los tres kilómetros. Aquí hago la tontería del día, pues en vez de dejar el gorro y las gafas, me los llevo conmigo. En fin.
A correr

Este sector lo hice francamente mal, muy despacio y con muy malas sensaciones. Tan malas eran las sensaciones que 100 metros antes de llegar a boxes me vienen dos arcadas y acto seguido me tengo que apartar del camino para vomitar.

Bueno, después de quedarme vacío y como no era plan de abandonar quedando solamente el último sector a nado, me quito las zapatillas y al agua patos. Últimos 500 metros a nado gozándolos, disfrutándolos.

Llegada a meta y a por la camiseta de regalo, un par de aquarius y otro par de palmeras riquísimas. Y todo ello gratis. Eskerrik asko!!
Una cosa al menos saqué en claro, debo masticar más y mejor los spaguetis.

jueves, 9 de julio de 2015

Duatlón de URKABUSTAIZ

Lo primero agradecerle a Ego y a Iratxe que vinieran a casa a recoger mi trozo de hierro con ruedas (una de ellas pinchada) y llevármela a Izarra. Nuestro coche, con carrito, hamaca y demás no da para más. Nunca se me olvidará el comentario del gran Ego cuando le dije que me habían arreglado la bici el jueves...."¿Has tenido que pagar para arreglar esto?". Haceos una idea del material que llevaba,jajaja.

La verdad que Txerra llevaba tiempo hablándome de las bondades de este duatlón de montaña, algo que otros miembros del equipo podían dar fe porque ya participaron el año pasado. Este año no quería perdérmelo, a pesar de llevar mucho tiempo sin entrenar absolutamente nada.

Todo el tinglado está montado en la zona del campo de fútbol, la verdad, que sus merenderos, sombras, fuentes,... hacen de esta prueba una ocasión inmejorable de pasar un día deportivo-familiar perfecto.
Además, sobre el papel las distancias a recorrer no parecen muy duras, 700 metros correr-  3 vueltas en bici a un circuito sumando 17 km y 300m+- y acabar subiendo y bajando corriendo al Alto del Corral haciendo un total de 7,5 km y otros 300m+.

Los del Sestao Triatloi Taldea le ponemos color verdinegro a la prueba con Txerra, Maria (txapelduna en chicas, Bertxu (5º clasificado), el cuñado de Ego(éste último se ha hostiado con la bici esa misma mañana y no participa finalmente), Parra y servidor.

Después de los txikis, nos dan la salida a los mayores. Damos la vuelta al campo de fútbol corriendo y rápidamente pillamos las bicis. Afortunadamente el recorrido no es muy técnico. Después de un llaneo que pica hacia arriba tenemos una primera subidita tendidita, y seguido otra más corta pero bastante más inclinada que hace que me desmonte de las bici las tres veces que paso por allí.


Si soy sincero, yo con la primera vuelta ya tenía suficiente, pero bueno, aún quedaban otras dos. Acabando la segunda me adelanta Maria, que va silbando la tía. Y yo ya a punto de reventar...
Tercera vuelta de supervivencia, y sin más contratiempos, entre los ánimos de todo el pueblo que se ha acercado hasta aquí, dejo la bici y damos paso al trail.

La última vez que corrí por el monte fue en la Hiru Haundiak, hace ya más de un año. Lo único que quiero es que el pie no me de guerra. La subida, nada técnica pero sin descanso, me hace sudar la gota gorda. Si antes de dejar la bici solo quedaban cuatro detrás mio, en la ascensión me pasan dos. Llego a la cima y tras una loma pronunciada seguimos el descenso por pista. Una zona para volar. El caso es que ya voy vacío, y medio mareado, tanto que a ratos tengo que echar a andar. En esos momentos solo pienso en comer, vaya hambre que tenía, madre mía. A ratos corriendo y a ratos andando por esas interminables rectas voy llegando al final. Primero son los gritos de Ber y María,  luego Parra y Txe me acompañan los últimos metros, y finalmente los ánimos de todos los demás compañeros y sus parejas, incluyendo Maitane y la txikitina Izaro, me arrancan una sonrisa antes de llegar a meta. Contento y hecho polvo, el año que viene mejoro fijo, jeje.


Izaro, mi mejor seguidora, al menos, a la que más se le escucha

miércoles, 8 de julio de 2015

TRAVESIA DE LA BENEDICTA

El pasado 6 de junio se celebró una nueva edición de la "Travesía a nado de La Benedicta", organizada por el Club de Natación y Waterpolo de Sestao. Dos distancias a elegir, una de 500 metros y otra de 1500, creo.

Mucho tiempo sin nadar, así que opto por la más corta. Del equipo soy el único que no le echa dos huevos, pues todos van a ir a la larga, así que decido que si me encuentro bien y a gusto en la corta, después me animaré y haré también la larga. Demasiado optimismo.

Dan la salida y oiga, después de las primeras brazadas me fijo y voy tercero. Pero así, de golpe y porrazo, me empieza a adelantar gente a la vez que me desconcentro y empiezo a perder técnica.
Giramos, y la verdad que ya no queda demasiada gente por detrás.

La vuelta un poco incómoda, la olita que creaba el viento molestaba bastante. Pues nada, poco a poco van pasando los metros y llego a la meta. ¿Ahora la larga? Mejor lo dejamos para el año que viene.
Avituallamiento final, regalo de camiseta, duchita,...y todo ello gratis. Buen plan dominical.
Llegada, y kilitos de más

martes, 26 de mayo de 2015

TRIATLÓN SPRINT DE HONDARRIBIA

-"Arka, ¿Te vienes este sabado al tri de Hondarribi?"- me escribe Guti.
-"Uff, llevo tres meses sin entrenar absolutamente nada, me da que no..."-contesto rápidamente.
-"Venga, que sí!! Hago toda la prueba contigo y así tenemos fotaza juntos al entrar en meta, que todavía no tenemos ninguna!".

Que fácil es convencerme...aunque después, pensando, me di cuenta que ya teníamos una instantánea juntos acabando la I Antzuolako 8 Milak Mendi Lasterketa.

El caso es que me inscribo junto a otros cuatro miembros del equipo, Álex, Iker, Garro y Guti. El primero juega en una liga aparte, siendo un habitual top-20 absoluto siendo todavía sub-23. Y los demás...pues somo una banda de mataos, la verdad, pero que bien que nos lo pasamos. Viajecito hasta la localidad gipuzkoana en la furgo que amablemente nos cede Ibaiauto. Y joder, así da gusto, vaya risas que echamos...

Personalmente pocas dudas tenía, ya que en realidad solo tenía certezas. Certeza de que los tres deportes lo haría de pena, lógico.
No recordaba la última vez que nadé (esta última semana no cuenta), la bici, os lo juro, tenía telarañas en los piñones...y correr, pues la verdad que no corría al menos cinco kilómetros desde diciembre, cuando tomé parte en la Herri Krosa de Amurrio y se me resentió la lesión que hizo que me retirara del Triatlón Olímpico de Castro, y que a día de hoy sigue sin tener solución. Pero bueno, aún así decidí tomar parte de este triatlón, al fin y al cabo tenía mucho mono de competir, y si volvía el dolor, pues tocaría aguantar. La compañía de estos cracks valía la pena.

La táctica era la siguiente. En teoría yo debía salir unos tres o cuatro minutos antes que Guti del agua, y en cuanto me cogiera éste en la bici, pues seguir juntos.
Iker, Guti, servidor, Garro y Álex
 A las 17:10 nos dan la salida a los casi 400 triatletas y decido, para no variar, ir bastante abierto y hacer bastante metros de más para así ir más tranquilo. Y sí, voy tan tranquilo que salgo del agua bastante más atrás de lo que pensaba. Llego a boxes y cuando estoy a punto de salir con la bici aparece Guti. Él dice que no, pero su cara me decia "hala no me jodas, ¿todavía estás aquí? Inútil!!"
Le digo "voy yendo", pensando que me va a coger en nada. Pronto tenemos un buen repechazo que hace que a punto se me suba el gemelo. Me va pasando gente.
Una bajadita e iniciamos una subida de unos diez kilómetros por el puerto de Jaizkibel. Que bien, lo mejor que me podía ocurrir, y más ahora con ocho kilos de más que he ganado durante estos meses. De echo, lo que más miedo me daba era que no me entrara el trimono...

Bueno, durante el puerto pues más de lo mismo, penurias y más penurias. Casi dos kilómetros antes de dar media vuelta e iniciar la bajada me alcanza Gutovich, al que le lloro todas mis penas. Oye, al final ni tan mal, le ha costado un buen rato pillarme. Media vuelta y bajada a fuego (tiene esto algún sentido tal como íbamos?).
Entramos de nuevo al pueblo y toca correr.

Suave suave, entre mi lesión y que Guto anda con molestias en la rodilla decidimos ir tranquilos. Nos cruzamos con Lakuntza, el cual nos recrimina que vamos de "chachara". Y es verdad, todo el rato estuvimos de charleta, jeje.
Llegada a meta y después de un par de cervezas ya nos hacemos la foto prometida.



Tres años más jóvenes. Antzuola




lunes, 25 de mayo de 2015

Ogoño/Atxurkulu (305m) y Talaia (276m)

Los días de calor que tuvimos allá por el ya lejano mes de abril hicieron que Maitane y yo nos animáramos a dar una vuelta por el monte. Yo, la verdad, que no pisaba este terreno desde la Hiru Haundiak.
Por otra parte, los casi siete meses que lleva Maitane de embarazo hace que optemos una ruta sencilla, rápida y sin dificultades, pero con unas vistas y en un entorno precioso. Optamos por visitar Ogoño, y alargarlo unos minutos más yendo al Talaia para disfrutar allí de todo Urdaibai y Lea Artibai.

Nuestra ruta comienza en el parking del cementerio de Elantxobe. Desde allí una empinada cuesta de hormigón nos da la bienvenida, así que pasito a pasito vamos ganando altura.


A medida que vamos ascendiendo podemos observar toda la línea de costa que va hasta Lekeitio.

Luego afrontamos un llanito, y ya vemos que tenemos a tiro la primera cima del día, Ogoño o Atxurkulu.

Posteriormente, un sendero nos llevará hasta el desvío que tenemos que coger.

Giramos a la derecha

Ahora, tan solo una subidita de unos minutos nos separa de la cima.

Con cuidado...
Fotos con vértice y buzón cimero.

Nuestro siguiente objetivo es el Talaia, que lo vemos ahí en frente, en pleno cabo de Ogoño.

Como su propio nombre indica, este lugar era una atalaya desde donde se divisaba y daba aviso de lo que ocurría en la mar, y en especial de las apariciones frecuentes de las ballenas que habitaban el Golfo de Bizkaia. Retomamos el camino de antes.


En poco tiempo se llega a su cima, donde nos deleitamos con las vistas.
Playa de Laga, Mundaka, Bermeo y Cabo de Matxitxako

Hacia el interior
 Amatxo e Izaro casi tocando la isla que le va a dar el nombre...


Y para rematar, antes de ir a comer a Gernika, un paseíto por Laga.
Por ahí arriba hemos andado...





martes, 17 de marzo de 2015

Cicloturista BILBAO-BILBAO

El pasado domingo 15 de marzo tuvo lugar una nueva edición de la Clásica Cicloturista Bilbao-Bilbao, de 115 kilómetros.

Suena el despertador a las 6:45. Miro por la ventana y lluvia, pues vaya novedad. Mensajes a Bertxu y Garro, con la esperanza de que se rajen y así me vuelva a la cama con la conciencia tranquila. Pero no hay manera, así que desayuno, me visto y bajo a Bilbao. Parking gratuito al lado de la salida y enseguida me encuentro con Garro, Gorka, Bertxu y un amigo de éste.

Arrancamos a las 8:15 aproximadamente. Primeros 20 kilómetros muy llanos en los que llueve intermitentemente e incluso nos comemos alguna granizada esporádica. Que gran día para pasar unas cuantas horas encima de la bicicleta!!!

Somos unas 7.000 personas los que formamos esta serpiente de cicloturistas, por lo que es de suponer que la fauna sea bastante diversa, aunque lo que más me llama la atención sin lugar a dudas son aquellos deportistas que con este día se atreven a vestir culote corto. Vuelvo a sentir frío solo de recordarlo.


En Algorta e inmediaciones mucha gente debajo de puentes, marquesinas, bares,...esperando a que escampe. Algunos incluso se dan media vuelta. Subidita hasta Barrika y mucha precaución bajando a Plentzia. Seguido comenzamos la subida a Andraka, que se hace bastante rápido.

Esta es una marcha en la que hay que olvidarse de marcas, medias y demás chorradas. Mejor charlar con los amiguetes sin perder la concentración, pues somos muchísimos en la carretera.

Bueno, descendemos hacia Butrón y llegando a Urduliz vamos empezando una nueva ascensión, esta vez a Unbe. Aquí, personalmente tuve mis mejores momentos, haciendo una subida muy pero que muy a gusto, nada que ver con la anterior vez que pedaleé por este puertito. Encima llevamos un buen rato sin que llueva. Disfrutando.

Pero el disfrute finaliza pronto. Durante la rápida bajada me quedó helado, y una vez en Derio comienza de nuevo a llover. Nos volvemos a reagrupar y Bertxu y yo decidimos en Zamudio seguir directos hacia Lezama, mientras que el recorrido oficial, con los otros tres fenómenos incluidos, gira a la izquierda dirección Mungia. De hecho, nos saltamos hasta el avituallamiento y, como comentaba, hacemos nuestra parada extraoficial con cafecito incluido en Lezama.
Parada técnica, un cortado por favor

Seguimos hacia Larrabetzu y aquí volvemos a encontrarnos con los del recorrido oficial que acaban que descender el puerto de Morga, última dificultad del día.
"Ahora pillamos la grupeta esa y que nos lleven hasta Bilbao" me comenta Bertxu. Ya claro, hasta que enseguida se pone él a tirar del grupo como un descosido, lo rompe y me voy cagando en sus muelas durante los 15 kilómetros aproximadamente que nos quedan hasta la llegada. Cruzamos el arco de meta y nos dan el trofeo. Al final, entre una cosa y otra, me salen 92 kilómetros, que no están nada mal. Ya habrá más ediciones con mejor meteorología que hagan que merezca la pena hacerla entera.
Con Bertxu